Cat / Esp / Eng
Esteu aquí: Inici Magazine Entrevista con Raúl García

Entrevista con Raúl García

Durante el último Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, el icónico animador español Raúl García nos brindó la oportunidad de disfrutar de su nueva película, "Extraordinary Tales", una maravillosa adaptación animada de relatos de Edgar Allan Poe. Tras ello, pudimos intercambiar unas palabras con él. ¡Echadles un vistazo!

Durante el último Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, el icónico animador español Raúl García nos brindó la oportunidad de disfrutar de su nueva película, "Extraordinary Tales", una maravillosa adaptación animada de relatos de Edgar Allan Poe. Tras ello, pudimos intercambiar unas palabras con él. ¡Echadles un vistazo!

extraortales2.jpg

 

Animac Magazine: Para empezar, ¿qué te llevó originalmente a amar la animación y a querer trabajar en este mundo?

Raúl García: Siempre he amado la animación. Desde que era muy pequeño he tenido ese concepto de que -igual que hay gente que se dedica a ser abogado, periodista o bombero- tenía que haber gente cuya profesión fuese hacer dibujos animados, y yo quería ser uno de ellos. Pequeño detalle: yo soy de Madrid, y en los tiempos en los que yo me planteaba estas cosas, ni había industria de la animación, ni había animación, ni había nada. Mi historia es la típica historia totalmente cliché del niño que se pasa las tardes pegado al televisor mirando dibujos animados y copiándolos en un papel, y obviamente muy influenciado por Disney y por Warner Bros. De nuevo, a mi tierna edad de ocho años yo lo que quería ser era directamente Disney. [risas]

Animac Magazine: Precisamente antes de centrarnos en Extraordinary Tales queríamos preguntarte por tus orígenes en Disney, con Chuck Jones, con Don Bluth, con Richard Williams... ¿Cómo fueron cada una de estas experiencias y qué fue lo más importante que aprendiste de ellas?

Raúl García: Volviendo al tema de mi precoz interés en todo lo que fuese animación, que va desde buscar en el diccionario "animación" de pequeño y ver qué me contaban, cuando empecé en esta profesión realmente no había escuelas ni libros en español, así que he sido un poco autodidacta y he aprendido enseñándome a mí mismo y buscando información donde he podido, con lo que trabajar de pronto con toda esta gente ha sido ser un poco una esponja de conocimientos e intentar aprender lo máximo posible de todos ellos. En ese sentido, he tenido mucha suerte de haber coincidido con el final de una era, en el cual los héroes de animación de mi infancia estaban todavía vivos. Haber conocido a gran parte de los Nine Old Men de Disney, haber conocido a Chuck Jones, a gente que trabajó con Tex Avery, a Richard Williams... era aprender de los mejores de primera mano.

Animac Magazine: En vez de leer The Illusion of Life tenías ahí a Frank Thomas y a Ollie Johnston [risas]

Raúl García: ¡Claro! Cuando salió publicado The Illusion of Life yo ni siquiera sabía inglés [risas] Empecé a aprender inglés para poder leerme ese libro, que en el fondo era el libro que había estado esperando toda mi vida para saber los secretos de la animación. De nuevo, históricamente hablando, realmente el renacimiento de la animación no se produce hasta finales de los años 80, pero anteriormente había muy pocas películas de animación en producción y yo quería hacer largometrajes, con lo que me pasé los primeros años de mi carrera yendo de un país a otro, uniéndome a las pocas producciones que se hacían por aquél entonces. Y éramos muy pocos haciendo animación de largometraje, por lo que éramos siempre los mismos [risas] Y es un poco lo que me llevó a Disney, porque yendo de Astérix en París a Don Bluth en Irlanda, acabé en Londres y me contrataron en Roger Rabbit, una producción mixta Amblin-Disney, y aquello provocó que me contrataran después en Disney cuando empezó el renacimiento. Fue un poco estar en el sitio perfecto en el momento perfecto.

Animac Magazine: Co-escribiste y dirigiste "El Lince Perdido" junto a Manuel Sicilia. ¿Qué fue lo más y lo menos gratificante de ese debut en la dirección?

Raúl García: Lo más gratificante fue volver aquí, trabajar con un equipo español y organizarme con Manuel Sicilia para convertir a ese equipo de tres locos que había en una habitación en un estudio profesional que pasó a hacer largometrajes. Y lo peor fue encontrarme de golpe con algunos de los problemas que existen al hacer animación - la falta de financiación, el martirio de tratar de encontrarla debajo de las piedras para poder hacer algo decente, y el enfrentarse con venir de los grandes estudios, donde los presupuestos son de 100 millones para arriba y no hay problemas a nivel de medios para hacer lo que quieres. El Lince Perdido fue una producción muy modesta, donde todos estábamos aprendiendo algo y donde se forjó una nueva generación de animadores que ahora están repartidos por todo el mundo y la verdad es que la experiencia, pese a las cosas malas que pudo haber, fue totalmente satisfactoria.

extraortales.png

Animac Magazine: Pues justamente te queríamos preguntar -más adelante, pero lo vamos a mover porque ha quedado bien- [risas] por la financiación de Extraordinary Tales. ¿Os costó mucho llevar el proyecto a cabo?

Raúl García: Sí. Han sido nueve años trabajando en la película, y realmente nunca encontré financiación para Extraordinary Tales. Cada vez que iba a algún productor con la idea de hacer un largometraje de animación de terror, salía corriendo para el otro lado. El proyecto nació con el corto del Corazón Delator, que fue el primero que hicimos, que estaba producido por la Luxembourg Film Fund - y viendo su éxito internacional se animaron a hacer otro, que fue La Caída de la Casa Usher. Y a partir de ese otro... pues nunca supimos claramente si podíamos hacer un largometraje de ello o no, porque seguíamos sin encontrar la financiación apropiada, pero en cambio encontramos cierta facilidad en poder ir haciendo pequeñas piezas en forma de historias de Poe.

Animac Magazine: ¿Y a partir de qué punto te dijiste "esto puede ser un largometraje"? ¿Hiciste el primer corto con eso en mente?

Raúl García: No, el primer corto fue un corto. Simplemente por hacer el experimento, de probar cómo sería una animación más adulta y más diferente, de adaptar de alguna forma al dibujante Alberto Breccia al mundo del cine, y de ahí no pasó. Bueno, sí pasó [risas] pero fue un proyecto independiente. A partir de ahí sí que surgió la idea, porque el mundo de Poe es muy grande y es uno de mis héroes de toda la vida. La idea inicial de hacer un largometraje siempre había estado ahí, pero realmente no se hizo concreto hasta hace un par de años. Curiosamente, el largometraje como tal se escribió así, pero a nivel de producción se hicieron los segmentos por separado por el terror real de "si nos quedamos sin financiación, ¿qué hacemos con una película a medias?". Si lo hacíamos cortometraje a cortometraje, por lo menos al final tienes algo que enseñar y si la cosa se pone muy mal siempre lo puedes sacar en un DVD o algo.

Animac Magazine: Te queríamos preguntar - trabajaste con Christopher Lee en persona, ¿no? ¿Cómo fue esa experiencia?

Raúl García: Increíble. De nuevo, en El Corazón Delator conseguí la voz de Bela Lugosi en una grabación inédita, y al plantearme esto como algo con continuidad, teniendo a Bela Lugosi como el primero, ¿qué puedo hacer para estar a la altura? Y revisando en mi lista friki de gente que significase algo para mí a nivel personal y a nivel del mundo de la fantasía, el terror y la ciencia-ficción; el siguiente en la lista, obviamente, era Christopher Lee. Hablé con él, y curiosamente no estaba interesado en hacerlo, porque en ese momento, a los 89 años, estaba de cantante de heavy metal en una banda y estaba haciendo una ópera-rock heavy-metal basada en la vida de Carlomagno. Pero le enseñé lo que tenía de preproducción, vio que era animación, vio que era algo diferente y se animó y dijo "vale, lo hago". Fue muy interesante porque además él ya estaba mayor y realmente no le apetecía irse a un estudio de sonido, con lo que hubo que improvisar en la cocina de su casa un estudio de sonido para que viniese a grabar las voces cuando se sintiese con ganas de hacerlo, y si quería venir en pantuflas y en bata pues que así fuera. Hicimos la grabación en dos días, y ten en cuenta que él es el narrador pero también es la voz de los otros personajes, así que tenía que cambiar el registro a menudo, y fue interesantísimo ver esa actuación, que además, desgraciadamente, fue su último papel en cine.

Animac Magazine: Para terminar, ¿qué le dirías a los lectores que estén considerando echarle un vistazo a Extraordinary Tales a partir de esta entrevista?

Raúl García: Yo creo que es una película única, no solo por la forma que se ha hecho, también por el tema y porque realmente de terror animado no se ha hecho prácticamente nada. Quizá más en Japón, donde están más abiertos a ver la animación como una técnica para contar diferentes historias, pero en el resto del mundo esto es un bicho raro. Desde ese punto de vista es algo interesante de ver, desde el punto de vista artístico es algo también diferente visualmente, y yo creo que la película es un festejo visual para los ojos, algo diferente e interesante, y creo que hace un buen servicio de propagar las historias de Edgar Allan Poe. ¡Digo yo! [risas]

 

Entrevista realizada por Adrián Carande


Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
Vimeo
La Paeria - Ajuntament de Lleida

Subscriu-te a la NEWSLETTER ANIMAC!

Contacta

info@animac.cat
Tel/Fax: +34 973 700 325