Cat / Esp / Eng
Esteu aquí: Inici Magazine Entrevista con Rocío Álvarez, directora de “Simbiosis Carnal” (Premio del Público de Animac 2018)

Entrevista con Rocío Álvarez, directora de “Simbiosis Carnal” (Premio del Público de Animac 2018)

La valenciana Rocío Álvarez es una artista plástica y realizadora de animación, formada en Bellas Artes en Valencia y en Roma. Tras explorar el mundo de la pintura y las instalaciones urbanas, se especializó en animación y entró en la escuela La Poudrièrie en Valence (Francia), donde su corto de fin de curso “Ecart de Conduite” (2012) tuvo muy buena acogida en numerosos festivales internacionales y fue seleccionado para el Cartoon d’Or 2013. Ahora en Bruselas, ha trabajado en el desarrollo de proyectos de series como “Interlaine” o “Street Driver”, en el estudio belga L’Enclume, o realizando retratos animados para France Music. Su último cortometraje presente en la última edición de Animac y en la selección oficial de Annecy 2018, “Simbiosis Carnal” (2017), es una exploración poética de la sexualidad mezclando técnicas experimentales.

Animac Magazine: ¿Cómo te han influido tus años de formación como artista plástica? Dicho de otro modo, ¿qué huella ha dejado en tu recorrido como animadora?

Rocío Álvarez: Creo que me han influido mucho en la búsqueda de un concepto gráfico fuerte para cada película: cuidando mucho la estética, el gesto, y la expresión a través de la línea. También en la experimentación con texturas, que es algo que me apasiona. Y supongo que también a nivel de contenido: el hecho de querer llegar a los extremos e ir fuera de lo convencional.

Animac Magazine: ¿Qué aprendiste durante tu paso por la escuela La Poudrière? Nos gustaría saber más sobre tu experiencia, tus mentores…

Rocío Álvarez: La Poudrière son dos años de formación muy intensa. Yo aprendí muchísimo sobre el hecho de organizarse para hacer un corto, que siempre es mucho más trabajo de lo que uno puede pensar al principio. Los ejercicios son muy completos y trabajábamos desde grabar y montar el sonido, escribir un buen guion, saber dirigir actores, cómo adaptar un libro infantil a serie de televisión… Y además están los cortos personales de cada uno y un proyecto de largo. Para mí ha sido un privilegio, ya que éramos muy pocos alumnos y en cada ejercicio estábamos acompañados de un profesional de la animación para aconsejarte. Son mentores que pasan por la escuela un día o una semana o dos – no hay profesores fijos. Y también traen a productores o gente que trabaja en canales de televisión para que den su opinión sobre los proyectos que desarrollamos. Es un poco difícil entrar en esta escuela, pero claramente la recomiendo.

Animac Magazine: ¿De dónde nace “Écart de Conduite”? ¿Hay algo de autobiográfico? (Una pequeña confesión: no tengo carnet, la experiencia de conducir me parece aterradora, ¡y por ello me encantó tu corto!)

Rocío Álvarez: Jeje, por supuesto que hay algo de autobiográfico. Empecé a sacarme el carnet en España, suspendí y entré en la escuela en Francia. Al verano siguiente intenté sacármelo otra vez antes de que el teórico caducara y… fallé otra vez. Me fastidió un montón y estaba rabiosa, pero luego se me ocurrió que, en verdad, todo eso tenía un componente cómico a desarrollar. Porque es un tema que estresa a un montón de gente, con muchos códigos, y un poco teatrero. Así que me puse manos a la obra. Pero bueno, el personaje principal no soy yo, es ficticio (en serio, jeje). He buscado llevar los personajes principales al límite para crear más comedia. Lo que más me costó de este corto fue el guion – encontrar un final. Ahora tengo el carnet ya, me lo saqué en Bruselas, después de unas cuantas veces…

Animac Magazine: ¿Qué ofrece Bélgica (y el estudio L’Enclume) para una animadora con vocación internacional como tú?

Rocío Álvarez: Yo vivo en Bruselas, y me encanta a nivel multicultural y de mixticidad. Hay un montón de eventos artísticos, conciertos, exposiciones, fiestas… Son muy libres y supongo que eso me inspira mucho. Hay bastantes estudios y productoras de animación y si uno es medianamente bueno, creo que es posible encontrar trabajo animando en proyectos de serie o largometrajes. Yo prefiero, de momento, desarrollar mis proyectos personales, y para esto también creo que hay ciertas ayudas a la creación de cine – por ejemplo, la Féderation Wallonie-Bruxelles – que son difíciles de conseguir pero no imposibles. Yo tuve una para la producción de “Simbiosis Carnal”. Es como todo, el mundo del arte siempre es un mundo de concursos y dosieres.

Animac Magazine: “Simbiosis Carnal” nos fascina: lo vemos como una exploración holística y mutante de la sensualidad, donde vemos todo tipo de criaturas (incluidos los humanos) en sus rituales de apareamiento. ¿Qué te hizo querer explorar este tema tan visceral? Nos gustaría saber más sobre el proceso creativo de tu último corto.

Rocío Álvarez: En un principio la idea nació más de la estética. Participé en un concurso de Fumetto, donde había que hacer un cómic de tres páginas con el tema del erotismo. No gané ese concurso, pero salieron ya ciertas imágenes del corto. Las figuras rosas y azules simples que se transforman en animales me gustaron y me dije que animadas quedarían muy bien. Así que lo transformé en un proyecto de animación. Gané el premio Canal + a proyectos en el 3D Wire 2014 y luego obtuve un proyecto de residencia en Bruselas con Zorobabel y Camera-etc. Ahí me dije que el proyecto funcionaba visualmente pero necesitaba una profundidad. Y fue cuando empecé a investigar más sobre la historia de la sexualidad, a unirlo todo con nuestro pasado celular y animal… Y así aprovechar para reivindicar temas, como que la sexualidad femenina ha estado muy oculta de manera cultural o que en nuestros días estamos llenos de hipersexualización pero no por ello más liberados. Quise conservar la estética de mis primeras búsquedas gráficas hechas con acrílico diluido y creo que lo conseguí, a pesar de que en muchas partes el acabado es digital. Experimenté mucho con texturas en papel y animación directa bajo cámara y mezclas para llegar a ese equilibrio. Y con la música trabajé con dos grupos belgas. El primero es muy experimental y creativo, “Why The Eye?”, y le ha dado un toque primitivo electrónico muy interesante. Y el segundo es “Flying Chairs” del que elegí el tema del final del corto, que me parece muy sensual y al mismo tiempo divertido y salvaje.


Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
Vimeo
La Paeria - Ajuntament de Lleida

Subscriu-te a la NEWSLETTER ANIMAC!

Contacta

info@animac.cat
Tel/Fax: +34 973 700 325