Cat / Esp / Eng
Esteu aquí: Inici Magazine Entrevista Theodore Ushev

Entrevista Theodore Ushev

Nacido a Kyustendil, Bulgaria, Theodore Ushev se hizo primeramente con un nombre como artista de carteles en su país natal antes de instalarse en Montreal el 1999. A partir de entonces, adquirió una rápida reputación como animador prolífico de gran talento gracias a las películas Tzaritza (2006) y The Man Who Waited (2006). En 2005, empezó a trabajar en una trilogía que explora numerosas ideologías y sensibilidades artísticas del siglo XX: Tower Bawher (2006) y Drux Flujo (2008), que fueron recibidas con gran éxito. Después hizo la película, muy aclamada por la crítica, Lipsett Diaries (2010), una biografía imaginaría famoso productor de cine experimental Canadiense. Las películas más recientes de Ushev son los documentales animados, Yannick-Nézet_Séguin: No Intermission (2010) y Nightingales el diciembre (2011).

Presentación

Nacido a Kyustendil, Bulgaria, Theodore Ushev se hizo primeramente con un nombre como artista de carteles en su país natal antes de instalarse en Montreal el 1999. A partir de entonces, adquirió una rápida reputación como animador prolífico de gran talento gracias a las películas Tzaritza (2006) y The Man Who Waited (2006). En 2005, empezó a trabajar en una trilogía que explora numerosas ideologías y sensibilidades artísticas del siglo XX: Tower Bawher (2006) y Drux Flujo (2008), que fueron recibidas con gran éxito. Después hizo la película, muy aclamada por la crítica, Lipsett Diaries (2010), una biografía imaginaría famoso productor de cine experimental Canadiense. Las películas más recientes de Ushev son los documentales animados, Yannick-Nézet_Séguin: No Intermission (2010) y Nightingales el diciembre (2011).

La obra fértil de Theodore Ushev no ha dejado nunca de mirar atrás, hacia sus orígenes eslavos. Piezas como Tower Bawher o Drux Flux elaboran crónicas alucinadas del crecimiento tecnológico -y su colapso - enraizado en la estética del constructivismo ruso y las geometrías abstractas. Ushev es también un cineasta poderosamente musical, capaz de traducir visualmente la banda sonora de una película con animaciones rítmicas y efectos de sinestesia. No debería extrañarnos, pues, su decisión de reinterpretar la obra de Arthur Lipsett en el brillante documental animado The Lipsett Diaries (2010). Ambos comparten una afinidad en el dibujo de collages visuales a ritmo vertiginoso, trabajando fotograma a fotograma encima de montajes sonoros complejos, repletos de detalles. En el rastreo de su filmografía encontramos también huellas expresionistas, siempre al servicio del relato personal, íntimo y comprometido: ingredientes manifiestos en cortometrajes como The man who waited, Tzaritza, Nightmales in December o su reciente Joda (nominado a los premios Jutra), donde Ushev defiende la causa del cineasta iraní encarcelado Jafar Pahani.

 

copy_of__DAV2167.jpg

 

Entrevista

Animac Magazine: Como animador, ¿cuales son tus principales influencias? ¿Cuales de ellas están en relación con la herencia del Este?

Theodore Ushev: Mis influencias principales son el teatro y las Bellas Artes. Del teatro, tengo que nombrar a Grotowski, Artaud y Bruck. En cuanto a las bellas artes, si quisiera enumerarlas faltaría espacio. No me interesan particularmente los artistas de la animación, excepto quizás los “sospechosos habituales” que de alguna manera me empujaron a empezar con la animación, como el caso de Švankmajer, Quay y en especial las películas de Janie Gaiser. De mis años de escolar también recuerdo sin ninguna duda, Anry Kulev e Ivan Veselinov.

A: En un principio trabajaste como diseñador gráfico. ¿Teniendo en cuenta tu trayectoria, qué conocimientos piensas que son los más útiles para un animador?

U: El diseño gráfico proporciona un par de habilidades muy útiles. La primera es la capacidad de decir muchas cosas en una simple imagen, conceptualizándola como si fuera casi un signo. En segundo lugar, están las habilidades comunicativas, las cuales diferencian a los diseñadores de los animadores formados de manera clásica. Nosotros somos comunicadores, capaces de explicar la imagen, el arte que hacemos, a nuestros clientes potenciales, a los impresores y a otra gente que forma parte de la cadena. Los animadores piensan que el arte de la animación es un oficio solitario. ¡Sorpresa! ¡No lo es en absoluto! Ser bueno artísticamente hablando no es suficiente. A menudo resulta más importante saberlo defender y explicar.

A: ¿Como entraste en contacto con National Film Board del Canadà? Generalmente describes tu conversión en animador como algo fortuito, “por casualidad”.

U: Realicé algún trabajo de diseño gráfico para su web. Nunca había querido trabajar con ellos. De hecho, incluso llevaba 4 años a Montreal, y no conocía eso de NFB… Una vez asistí a la proyección de unas películas nuevas de NFB y me parecieron casi todas malas. Pero más tarde volví y me encontré con gente muy interesante que hicieron que me vinieran ganas de trabajar con NFB. Se trata de un gran lugar, no por el edificio o el logo, sino por gente tan interesante como Marcel Jean, Marc Bertrand, Christine Noel, David Veral, Marcy y muchos otros que siendo personas alocadas y poco convencionales han dejado impronta en este lugar.

No olvidaré nunca mi primer día como director del NFB. David Veral me invitó a una proyección interna de un documental sobre el Making of de la película Ryan. Ya conoces la historia sobre el “reencuentro” entre Landreth-Larkin y todo eso. Yo era el cineasta recién llegado, y él me pregunto “¿Qué piensas? Lo que pensaba era que en tan solo un día había tenido un curso intensivo sobre la historia y el clima en NFB… Y sobre el futuro, la película sobre Ryan aún no estaba terminada. El mismo Ryan, la carta sobre él, con la que empieza nuestra película con Chris sobre Lipsett. COINCIDENCIAS… O una máquina del tiempo. A veces pienso que mi vida ha sido una película no lineal, dirigida por mi mismo. Ya sabes, comienza con la muerte y salta hacía la infancia…

A: Has decidido cerrar tu web de diseño experimental y animación “Mortadellatv”,  que se remonta al año 2000. Ahora que vienen tiempos de compilación obsesiva sobre datos: ¿piensas que hoy en día el arte todavía puede ser efímero?

U: Lo más efímero de todo somos Nosotros, el Arte y el Universo. Cenizas a las cenizas, ya sabes…/Tal día hará un año….(?) Pensar que todo lo que hacemos durará para siempre es una alucinación lunática. Nosotros hacemos pequeñas cosas, y esperamos que nuestro mensaje sea captado por alguien, que este alguien reciba alguna emoción y se lo crea. Y eso es todo. En relación a los datos, de alguna manera disfruto observando este Universo de Datos, siempre a la espera de algún tipo de efecto Big Bang…

A: Tanto en Tower Bawher como en Drux Flux se enfrentan a la ascensión y caída de la tecnología, utilizando el imaginario constructivista ruso. ¿Cual es el por qué de esta fascinación? ¿Cual será la tercera entrega de tu trilogía del siglo XX?

U: Si queremos ser exactos, Tower Bawher es el Arte al servicio de la Ideología y las ideas utópicas. Drux es el Arte, y la Humanidad, al servicio de la Industria en todas sus formas. La tercera, y la última que puedo desvelar por ahora, se llama Gloria Victoria. Es el final lógico de la trilogía: ¿Qué es lo que queda cuando las Ideas Utópicas y la Industria han chocado? El ODIO y la GUERRA. La lucha por los desechos de la Historia y sus osos. La película está inspirada en el libro de Francis Fukuyama El fin de la historia y el último humano. Pero se trata de una mirada crítica al libro, y al final eliminé la referencia al libro en los créditos. Es como la película y va también en contra suya…Es una película típica Hater, lo admito. Como mucho otros artistas, las citas de los cuales son numerosas en la película, a menudo surge alguna cosa que orienta mi arte y que descarto, que encuentro repugnante. La COMPETENCIA y el ODIO, y su forma más radical, la Guerra, sencillamente me hacen vomitar!


A: Eres un animador de la vieja escuela, incluso una de tus marcas habituales son los marcos/fotogramas pintados a mano. ¿Como combinas la artesanía con las técnicas digitales?

U: Bueno, esto de animador de la vieja escuela suena halagador, pero desafortunadamente no lo soy… Los scripts y códigos de programación en películas como, por ejemplo, Lipsett, son más largos que esta entrevista. La única película analógica casi al 100 % es Demoni, si no tenemos en cuenta la cámara DCR y los códigos de procesamiento de imágenes para desarrollar los marcos/fotogramas. Esto es así –no me gusta la apariencia digital. Para mi es demasiado perfecta. Por lo tanto, trato de destruirla. Tal y como hago con una hoja de papel y pinturas. Casi en todas mis películas existen imágenes pintadas digitalmente. Las películas de XX Century son trabajos digitales al 100%. Como también Joda, No Intermission

A: Durante la dirección de Lipsett Diaries, ¿te marcó el trabajo (y las notas) de Arthur Lipsett?

A: Lipsett dejó una marca importante en mi vida…en muchos aspectos. Hasta el punto que, mientras hacía esta película, dejé de tener ataques depresivos. Me curó. Lipsett hizo posible que el dinero del gobierno dejase de pagar a la mafia de la salud las facturas de sus “pastillas rosa”, sin que ni siquiera hubieran empezado a tomarlas. Me parece que se trata de arte-terapia en estado puro. Este es el aspecto más importante de las cosas, es lo que Lipsett hizo por mi. Otras cosas, como la edición y las lecciones de construcción cinematográfica que saqué, son solo una marca menor si se compara con el resto…

 


A: Déjanos felicitarte por haber estado nominado al premio Jutra por Joda, tu último cortometraje. ¿Qué piensas de la reclusión forzada de Jafar Panahi? No pudo estar presente en la Berlinale para poder defender su última y premiada película, Parde.

U: A JAFAR PANAHI no solo le prohibieron ir a Berlín, sino que el gobierno iraní protesto contra su premio. Impedir que un Artista (un Artista sorprendente dotado, en este caso) haga que su arte sea como darle la vida. Ni los peores regímenes totalitarios como los comunistas y los fascistas exterminaron a sus artistas y talentos más destacado como lo está haciendo este Bárbaro Iraní que es el cabeza de gobierno de unos carniceros. Creo que la reiteración histórica los colocará cerca de sus primos mentales, con un final similar.

 


A: ¿Cuales son tus proyectos para este 2013?

U: Mis proyectos futuros son una pequeña película surrealista que espero estar en condiciones de acabar antes de final de año, y si todo va bien una ambiciosa película de 25 minutos de la que estoy escribiendo el guión. Estará hecha con una técnica nunca vista en la historia de la animación…¿Qué podría decir? Imaginaros que estáis animando vuestras lágrimas…Una película sobre mi corazón y mi alma, que será mi última película de animación…mi canto del cisne en animación, podríamos decir…

Animac Magazine: Благодаря много за отделеното време! (¡Muchas gracias por tu tiempo!)

Theodore Ushev: ¡Muchísimas gracias a vosotros!

Entrevista realizada por Xavier Manuel


Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
Vimeo
La Paeria - Ajuntament de Lleida

Subscriu-te a la NEWSLETTER ANIMAC!

Contacta

info@animac.cat
Tel/Fax: +34 973 700 325