Cat / Esp / Eng
Esteu aquí: Inici Magazine Suzie Templeton: La fascinación de la imperfección

Suzie Templeton: La fascinación de la imperfección

La animación narrativa está más acostumbrada a la comedia que al drama. Quizás porque es más complicado empatizar con dibujos o muñecos, sufrir y sentir con ellos, que reírnos desde la distancia. A pesar de lo difícil que puede resultar ponernos en la piel de una marioneta, Suzie Templeton lo consigue. Sus obras nos agarran de las tripas para dejarnos sobrecogidos.¿Cómo lo hace? Orquestando con pulso firme todos los elementos que el cine de animación pone a su disposición. Por un lado, define claramente el tono de sus historias, donde las relaciones humanas son las protagonistas. En Stanley (producido en Siaduc, 7 min, 1999), su primer cortometraje, desarrolla una dramática historia de amor imposible. La dificultad de asumir la pérdida de un ser querido es el tema de su segundo cortometraje, Dog (producido en el Royal College of Art, 6 min, 2001). Y en su tercera y última obra, el mediometraje Peter and the Wolf (producido por Breakthru Films y Se-ma-for Studios, 30 min, 2006), trata de la superación de los propios miedos.

La animación narrativa está más acostumbrada a la comedia que al drama.

Quizás porque es más complicado empatizar con dibujos o muñecos, sufrir y sentir con ellos, que reírnos desde la distancia. A pesar de lo difícil que puede resultar ponernos en la piel de una marioneta, Suzie Templeton lo consigue. Sus obras nos agarran de las tripas para dejarnos sobrecogidos.

foto3_suzietempleton_fotodaviddelval.jpg


¿Cómo lo hace? Orquestando con pulso firme todos los elementos que el cine de animación pone a su disposición. Por un lado, define claramente el tono de sus historias, donde las relaciones humanas son las protagonistas. En Stanley (producido en Siaduc, 7 min, 1999), su primer cortometraje, desarrolla una dramática historia de amor imposible. La dificultad de asumir la pérdida de un ser querido es el tema de su segundo cortometraje, Dog (producido en el Royal College of Art, 6 min, 2001). Y en su tercera y última obra, el mediometraje Peter and the Wolf (producido por Breakthru Films y Se-ma-for Studios, 30 min, 2006), trata de la superación de los propios miedos.

Por otro lado, Suzie crea atmósferas hipnóticas, ideales para sus guiones.  Esos ambientes intangibles, que alcanzan sutilmente nuestros sentidos, son la combinación de marionetas muy trabajadas, de diseño hiperrealista, inmersas en decorados extremadamente detallistas.

Y entonces, este universo complejo cobra vida ante nuestros ojos.

La autora transmite, con una animación exquisita, tanto mejor por ser invisible y fundirse en el conjunto, el latido de vida de sus personajes. Mediante movimientos leves y suaves, fotograma a fotograma, va insuflando alma a las inertes marionetas.

Templeton hereda la tradición animada de marionetas de Europa del Este y condensa las emociones de sus personajes en unas cuantas expresiones faciales, con una eficacia pasmosa. Ante esas caras de texturas ásperas, mirada acuosa y movimientos delicados, la empatía está servida.

Pero ¿por qué animación stop motion con marionetas? ¿Por qué no dibujo animado, por ejemplo? Suzie contesta rápidamente: la imperfección la cautiva. Las irregularidades de las texturas que construye transmiten, por sí solas, una calidez y una proximidad difícil de alcanzar con otras técnicas.  Precisamente, la imprevisibilidad de los procesos manuales y artesanales, donde el azar hace única cada experiencia, es la marca de identidad de la animación stop motion.

Pieza a pieza, Templeton ha ido definiendo su estilo. Aunque de su segundo cortometraje, Dog, al tercero, Peter and the Wolf, ha practicado un doble salto mortal. Pasó de hacerlo casi todo ella misma, guión, dirección, diseño, construcción, animación, etc.  a trabajar con un equipo numeroso, donde, según explica, se ciñó a escribir y dirigir el cortometraje.  Tuvo que renunciar a participar directamente en todas las etapas de la producción, y adaptarse a los nuevos procesos de trabajo. Asumió, poco a poco, su rol de directora del equipo. Este cambio de dinámica tuvo sus ventajas y sus desventajas. La dimensión del proyecto crece, se hace posible algo que con pocos medios es inviable: treinta minutos de animación stop motion necesitan muchísimo dinero y energía, recompensada con un merecido Oscar. Sin embargo, hay una cosa que Suzie echó mucho de menos durante esta producción: animar. Mientras lo explica, fija la mirada en un horizonte imaginario, casi sientes cómo viaja en el tiempo para aterrizar en un momento preciso,  ella frente al muñeco.  Templeton disfruta la concentración necesaria para animar, un proceso que describe similar a un trance.

peterandwolfstill20.jpg

Suzie Templeton, en persona, transmite una pasión contagiosa. El pasado domingo,  4 de marzo, tuvimos la oportunidad de comprobarlo en la masterclass que impartió en la Seu Vella, como guinda del festival Animac.  Explicó procesos, mostró marionetas… todo un espectáculo revelador, ideal para descubrir a esta magnífica directora de animación stop motion.

dia4_ambientmasterclasssuzietempleton_fotodaviddelval.jpg

dia4_masterclasssuzietempleton_fotodaviddelval2.jpg


Mientras, esperaremos impacientes su próxima pieza.

Irene Iborra
http://citoplasmas.com/


Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
Vimeo
La Paeria - Ajuntament de Lleida

Subscriu-te a la NEWSLETTER ANIMAC!

Contacta

info@animac.cat
Tel/Fax: +34 973 700 325